Monday, October 30, 2006

Como parte de un ejercicio, estuvimos trabajando en un nuevo proyecto, basado en este texto de siemprelista:

Está la cuestión del tiempo
*Cuando sonó el despertador por primera vez eran las 7:20 AM. Decidí dormir un ratito más.
*Después de un sueño profundo, habían pasado ocho largos minutos.
*Me duché por dos horas. El sol estaba en lo alto cuando salí a la calle.
*Caminé y caminé. Mi sombra se cansó y venía larga y finita por detrás.
*Tomé un colectivo por dos días enteros. Aburrida llegué al trabajo justo tres minutos antes de la hora.
*Primer desayuno a los diez minutos.
*Segundo desayuno quince minutos después del primero.
*El teléfono suena cada tanto, cada vez que me paro y estoy en la otra punta.
*Dos meses hasta el almuerzo.
*Salí a dar una vuelta para despejarme, y pasaron cuatro horas más.
*Hasta el mate, la tarde fue eterna.
*El regreso a casa me llevó cuatro días.
*Cené en casi cinco segundos.
*Vi una película, que duró toda la vida de una persona.
*Apenas se pone el sol y ya es noche cerrada.
*Falta un año para verte y ahí, un hilito de sol asoma en el horizonte. Suena el despertador a las 7:20 AM.

El texto en el nuevo proyecto está un poco cambiado. Tengo que confesar que se lo envié a Leo más por cumplir con el ejercicio que por convencimiento. Cuando el sábado vi lo que había hecho por su parte me quedé muy asombrada. Es impresionante ver cómo las imágenes con las que uno escribe no se parecen en nada a las imágenes que provoca en los demás, y sin embargo, todo parece cerrar tan bien por momentos, que parecen una sola cosa. Supongo que ahí está el secreto de trabajar en equipo.
Seguimos investigando.

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home